ENVIO PRECIO UNICO 9,95€

PEDIDOS SUPERIORES A 200,00€ ENVIO GRATIS


 

ATENCIÓN:
Enviamos nuestra carne envasada al vacío y refrigerada. Por esta razón puede parecer más oscura y desprender un ligero olor a ácido láctico al momento de su apertura, pero su calidad sigue siendo excelente y el método nos permite garantizar su conservación durante mucho más tiempo y que el producto llegue a su destino en condiciones óptimas.

CARACTERÍSTICAS DE LA CARNE ENVASADA AL VACÍO:
El envasado al vacío impide la acción del oxígeno, principal enemigo de la calidad y vida útil de la carne fresca.

La ausencia de oxígeno evita la proliferación de los microorganismos aerobios causantes del deterioro de la carne, lo cual permite almacenarla en ambientes refrigerados por varias semanas sin afectar su calidad, protegiéndola contra las bacterias durante su transporte, manipulado y almacenamiento.

Aun así, el proceso de maduración de la carne no requiere de oxígeno; por lo tanto, la carne envasada al vacío puede madurar durante su almacenamiento debido a sus propias enzimas naturales.

CALIDAD:
La carne no pierde su calidad, conservando toda su ternura. Muy al contrario, al ser guardada en la cámara de frío durante varios días y a temperaturas entre 0 y 1 ºC, se vuelve más tierna debido a la acción de las propias enzimas de la carne.

VIDA ÚTIL:
El envasado a vacio asegura una mayor vida útil de la carne:

– Hasta 20 días de -1ºC a +5ºC para productos fileteados.
– Hasta 25 días de -1ºC a +5ºC para piezas enteras (solomillo, redondo, etc)
– Hasta 180 días para producto al vacio congelado.

COLOR:
El color normal de la carne envasada al vacio es ligeramente más oscuro. Al abrir el envase la carne adquiere su color natural de carne fresca en aproximadamente unos 10 o 15 minutos. Si se observan tonalidades verdes a través del envase, debe rechazarse la compra, ya que este color indica procesos de descomposición o contaminación por accidentes en el proceso de distribución y venta (perdida de la línea de frio, perdida del vacío, etc.).

AROMA:
Al abrir las bosas de los productos envasados al vacío, se podrá apreciar un suave olor a acido láctico debido a los gases generados por el proceso de maduración enzimática de la carne durante su confinamiento. Este olor es indicativo de que la carne está envasada correctamente y en óptimas condiciones para su consumo, desapareciendo al cabo de pocos minutos a temperatura ambiente.

RECOMENDACIONES EN CASO DE CONGELACIÓN:
Si ha congelado la carne, para prepararla debe descongelarla lentamente con al menos 48 horas de antelación, mejor en la nevera que a temperatura ambiente.

Nunca descongele la carne en el microondas, con agua caliente o sobre el fuego, ya que así perderá su calidad original y su ternura, jugosidad y sabor característicos.